Blog

Orígenes de la metodología UX (parte 2).

Por: Leandro Megna

UX como disciplina multidisciplinaria, alcanzó su madurez en esta última década, tomando un rol protagónico para desarrollo de productos o servicios digitales. Sin embargo la experiencia de usuario se puede aplicar a cualquier ámbito, o espacio.

En esta 2ª parte repasamos algunos de los hechos relevantes de su historia, partiendo desde la década de los 70s, y veremos cómo esta disciplina se va nutriendo de muchas ciencias auxiliares que forman su estructura primordial.


El inicio de la historia de UX

Xerox Parc (1970)

El laboratorio de investigación de empresa Xerox, cuyo responsable fue Bob Taylor (psicólogo e ingeniero) que junto a su equipo, aplicó los criterios de «Diseño centrado en el usuario», para la formación de los productos tal es como el Mouse, los Checkbox, los Radiobutton, la Interfaz Gráfica GUI, entre otros.

Don Norman hace su aparición (1976)

Junto a Peter Lindsay, publican el libro “Procesamiento de información humana: Una introducción a la Psicología” . En éste se relacionan los avances de la ciencia de la computación con la psicología.

Este libro plantea que las habilidades de los niños para organizar y manipular la información se van haciendo más complejas a medida que éste se desarrolla, de la misma forma que un programa de computación adquiere mayor complejidad cuando lo modifica un programador.

Considera que el aprendizaje en los seres humanos comprende tres procesos: la codificación, el almacenamiento y la recuperación de la información.

La aparición de la palabra usabilidad

En el año 1979, en la publicación de John Bennett: “El impacto comercial de la usabilidad», deja el registro por primera vez en un marco científico.

Los 80s, el esplendor del ordenador personal

Think Aloud

Ericsson y Simon publican en el año 1980: “Verbal Reports as Data”, donde dejan establecidas las bases del test Think Aloud, que consiste en la interacción entre un individuo y una interfaz, donde éste indica todo lo que sucede en esa relación en voz alta. Al día de hoy es todavía utilizado.

El caso de 5 a 6 participantes

Alphonse Chapanis y sus colegas publican: «Tutoriales para el primer usuario de computadoras», en 1981. En éste postulan que con 5 a 6 participantes se puede detectar la gran parte de los problemas de usabilidad.

Xerox Parc lo hizo de nuevo

En 1982 hace la aparición del libro “La psicología de la interacción Humano Computador”, por los investigadores de Carnegie Mellon y el grupo de Xerox Parc.

Nace «Apple» (1984)

Steve Jobs, presenta su Macintosh, basada en los principios del diseño de interacción humano-computador. Y algunas referencias (sino muchas) al trabajo de Dieter Rams.

Una Macintosh 128K ejecutando el fondo transparente americano del Finder 5.2.

Ese mismo año Harry Hersh y Dick Rubinstein, publican el primer libro que incluyen los postulados del diseño de interacción humano-computador: “The human Factor”.

SUS: Sistema de Escalas de Usabilidad (1986)

Jhon Brooke, el creador de un cuestionario que se basa en 10 preguntas, de las cuales utilizan como respuesta «Totalmente en desacuerdo» o «Totalmente de acuerdo». La manera que se efectúa la evaluación es de 1 al 5.

Ben Shneiderman, Guías para diseño de interacción

Ben Shneiderman escribe: «Designing the User Interface» (Diseñando la interfaz del usuario). Ésta es una guía para el diseño de interfaces, pero adicional a ello, es una colección de principios heurísticos conocidos como las «ocho reglas de oro del diseño de la interfaz”. Para muchos más completo que las «10 reglas heurísticas» de Jakob Nielsen.

Nace un clásico (1988)

Don Norman publica su libro: “La psicología de los objetos cotidianos” en el cual propone los principios del Diseño de Experiencia de Usuario.

Una teoría basada en las necesidades y los intereses del usuario, con especial hincapié en hacer que los productos sean utilizables y comprensibles. […]

El diseño debería:

  • Facilitar la determinación de qué actos son posibles en cada momento dado (utilizar limitaciones).
  • Hacer que las cosas sean visibles, comprendido el modelo conceptual del sistema, los diversos actos posibles y los resultados de esos actos.
  • Hacer que resulte fácil evaluar el estado actual del sistema.
  • Seguir las topografías naturales entre las intenciones y los actos necesarios; entre los actos y el efecto consiguiente, y entre la información que es visible y la interpretación del estado del sistema.

Suscríbete a nuestro newsletter.

Te mantendremos al día con las últimas novedades en Diseño de Experiencia de Usuarios y servicios.

Orígenes de la metodología UX (parte 2).