Blog

Orígenes de la metodología UX (parte 1).

Por: Leandro Megna

La prehistoria

Principios del siglo XX (Taylorismo y la revolución industrial)

En el año 1911, el estudio escrito por F. W. Taylor: “Principios de gestión científica”, fue el primero en aplicar su propio método, que consistía en medir la duración de cada una de las operaciones más simples que un trabajador realizaba durante una tarea. El objetivo era suprimir los movimientos ineficaces, seleccionar los instrumentos más adecuados y decidir cuál era el sistema de acción más rápido. En síntesis, se trataba de ajustar a la persona a su puesto de trabajo.

Añadiendo a las técnicas novedosas para esa época de producción en masa de Henry Ford, Taylor y sus partidarios empezaron a gestar la manera en que se realizaban las interacciones entre los trabajadores y sus herramientas de trabajo.

La cuna del diseño industrial y gráfico

Walter Gropius funda la Bauhaus (1919)

La unión entre arte e industria, en palabras simples. En sus inicios, la Bauhaus establece que: «la forma se adecua a la función o el uso», dejando un gran precedente para las futuras bases de la Usabilidad.

Sin dejar de lado las Leyes de la Gestalt, postuladas por Grassi, constituyendo unas de las grandes herramientas para los diseñadores modernos.

La segunda guerra (1943)

Debido a la necesidad de mejorar la eficacia del cada vez más sofisticado y complejo equipamiento militar, el interés por la interacción entre personas y máquinas fue en aumento. Los nuevos vehículos a motor —automóviles, tanques, submarinos y aviones— facilitaban el rendimiento, pero éste ya no dependía tanto de la fuerza muscular y capacidad física humanas, como de sus habilidades perceptivas y cognitivas. Es entonces cuando empieza a reconocerse la interdependencia entre factores humanos y técnicos; es decir, entre Psicología e Ingeniería.

Ya no se trataba de ajustar las personas a las máquinas, sino que resultaba más práctico y eficaz proyectar las máquinas para las personas. En este contexto, se desarrolla un nuevo concepto de Diseño Ergonómico, que reconoce esa interdependencia y que implica, por ejemplo, acondicionar las cabinas de los aviones (máquinas) al tamaño de los pilotos (personas), o desarrollar mandos y paneles de control lógicos e inequívocos perceptivamente.

Surge así la noción de Sistema Hombre-Máquina, como un equipo de trabajo en el cual una persona “interactúa con”, o “interviene en”, las operaciones que realiza una máquina, de un momento a otro. En contraste con los activos trabajadores manuales de la era industrial, el pasivo operador de un Sistema Hombre-Máquina se dedica, principalmente, a la observación constante de la información que ofrece la máquina en tiempo real (a través de una pantalla o un panel de control), con el fin de supervisar su funcionamiento.

De este modo, el rendimiento del sistema pasa a depender totalmente de las capacidades sensoriales de la persona: su agudeza visual y auditiva, umbrales de detección y discriminación, capacidad de percepción del color, tiempos de reacción, etc. A esto se dedicó Alphonse Chapanis, teniente del ejército de los EE.UU., para convertirse en unos de los fundadores de la Ergonomía y los Factores Humanos, en términos modernos.

Ese mismo año, nos encontramos con otro referente de la Ergonomía: LeCorbusier, quien dio a conocer su aporte a la investigación que tanto Vitruvio como Da Vinci y Leon Battista Alberti habían comenzado en un esfuerzo por encontrar la relación matemática de las medidas del hombre con la naturaleza. «Le Modulor» surge para devolverle la armonía a los espacios con respecto al cuerpo humano, y representa un paso más para vincular el cuerpo con el mundo de la Arquitectura, y es lo que detonó diversas investigaciones que han hecho a Arquitectos asentir o disentir con dichas teorías.

La Postguerra

Nacimiento de la distribución del teclado telefónico (1947)

Jhon Karlin, pionero en Ingeniería de Factores Humanos, trabajó como Psicólogo Industrial para AT&T en el departamento de Preferencias de Usuarios. Allí utilizó métodos de observación de uso y cuestionarios, los cuales le sirvieron para descubrir las limitaciones de la gente común y sus capacidades Psicológicas para el uso del Teléfono. Toda la información que recopiló, sirvió para realizar modificaciones en los diseños de productos.

Toyota la humanización del proceso industrial (1948)

Al igual que la empresa Ford, ambos valoraban la eficiencia en lo referente a la Ingeniería y la Producción. Sin embargo, la gran diferencia establecida por la empresa japonesa, fue que ésta se nutrió de lo que opinaban sus empleados, lo cual la ayudó a crear un sistema de productividad mucho más eficiente. En conclusión, Toyota sentó un precedente importante en el rol de la interacción humana con la tecnología.

La psicología cognitiva (1954)

La Psicología Cognitiva es una de la ciencias auxiliares más relevantes para la UX. Aquí aludiremos a dos grandes exponentes; el primero es Paul Fitts, quien a través de su publicación en el «Journal of experimental Psychology», en el año 1954, emplaza la piedra angular para el Diseño de Interacción (IxD).

“El tiempo que se requiere para alcanzar a pulsar un objetivo depende de una relación logarítmica entre su superficie y la distancia a la que se encuentra.”

-Paul Fitts

Actualmente se lo conoce como la «Ley de Fitts», que estableció la convención de que los botones interactivos debían ser más grandes.

En segundo lugar, dentro de la misma rama de la Psicología, está George Miller. En el año 1956, Miller nos deja la siguiente frase: «El número mágico 7 más o menos 2”, cuya aplicación práctica es la relación de los individuos y su capacidad de retención de algún producto, en la memoria de corto plazo, estableciendo la medición del número mágico.

Las bases de Antropometría y Diseño Ergonómico (1954)

Henry Dreyfuss, con su libro: “Designing for People”, puso su mirada en las necesidades del usuario, marcando un hito importante al momento de sentarse a hablar de diseño. Sus estudios Antropométricos junto a Alvin R. Tilley, publicados en los 60s, representan hasta hoy un referente a igualar en términos de profundidad y complejidad, al momento de entender el cuerpo y sus dimensiones.

“Tenemos que tener en cuenta que el objeto en proceso de desarrollo será montado, utilizado como asiento, observado, se hablará de él, será activado, operado o de algún modo utilizado por la gente de manera individual o en masa. Si el punto de contacto entre el producto y la gente se convirtiera en un punto de fricción, entonces, el diseñador habrá fracasado. Si por el contrario, si la gente experimenta mayor seguridad, más comodidad, mayor deseo de adquirir el producto, más eficacia -o simplemente se siente más feliz- al utilizar el producto, entonces el diseñador habrá triunfado.”

-Henry Dreyfuss

Los 10 principios del buen diseño (1955)

Pilar e ícono del diseño: Dieter Rams (Diseño Funcionalista alemán). Sus diseños realizados para la empresa Braun, han sido fuente de inspiración para muchas compañías, como es el caso de Apple. Sus «10 principios del buen diseño», en los que basó su labor como Diseñador, eran los siguientes:

  1. El buen diseño es innovador
  2. El buen diseño hace un producto útil
  3. El buen diseño es estético
  4. El buen diseño hace a un producto compresible
  5. El buen diseño es honesto
  6. El buen diseño es discreto
  7. El buen diseño tiene una larga vida
  8. El buen diseño es consecuente con sus detalles
  9. El buen diseño respeta el medio ambiente
  10. El buen diseño es diseño en su mínima expresión

Deutsch: Hifi-Anlage TS 45, TG 60, L 450, 1964/65, Pinakothek der Moderne, München
Hersteller: Braun AG, Frankfurt a.M., Deutschland

Disney y su experiencia centrada en el usuario (1950/1966)

Walt Disney describió su proyecto como: «un lugar donde la última tecnología se puede usar para mejorar la vida de las personas». Fue un pionero en el uso de la tecnología para dar un mejor servicio a las personas, basado en la Experiencia.

Surge la Sociedad de Factores Humanos (1957)

En los EE.UU. surgió la Sociedad de Factores Humanos, en cuya creación participaron los miembros de la Sociedad de Investigación Ergonómica inglesa. El término: Factores Humanos surgió como resultado de la traducción literal y de la contracción de la expresión norteamericana: Human Factors Engineering, y adquirió difusión principalmente en los EE.UU. Por otro lado, en Europa, se definió a esta nueva área del conocimiento con el término: Ergonomía.

Suscríbete a nuestro newsletter.

Te mantendremos al día con las últimas novedades en Diseño de Experiencia de Usuarios y servicios.

Orígenes de la metodología UX (parte 1).